PINCELADAS DE CALOR

La alegría del Carnaval en Jujuy

Siempre había querido ir a ver la bajada de los diablos de Uquía, celebración emblemática del Carnaval en Jujuy, pero por una cosa u otra se fue postergando. Este febrero fue diferente, quizás el hecho de haber tomado contacto con las integrantes de la Comisión directiva de la Asociación Los Alegres de Uquía, en su mayoría mujeres me despertó el deseo de colaborar con ellas y presenciar la capacidad de organización de un evento multitudinario.

La idea era simplemente conocer, llegué allí y todo fue sorprendiéndome ! Se advertía en la gente su alegría, el calor era abrasador pero no me importó, bastó un sombrero de paño colorido para casi ignorar al sol. Las formas extraordinarias del paisaje fueron el escenario para esa icónica bajada.

A la hora señalada, cientos de diablos y diablas se pararon levantando sus brazos sobre el Cerro Blanco, la emoción me dejó huellas en las pupilas y en la memoria. Arrancaba así la celebración ancestral !

Sobreviviendo al verano

Generalmente suelo disfrutar poco la época del verano debido a mi fastidio por el calor. Este fue uno de los que peor la pasé debido a las altas temperaturas que hubo. Recuerdo que llegó a hacer hasta 44 grados. A esto le sumo los grandes Cortes de luz que sufrieron las personas (entre ellas, muchos amigos).
Sin embargo, esta parte del año me hizo recordar lo lindas que suelen ser las noches a veces. Incluso me puse a pensar en lo triste que es cuando suele terminar.
A pesar de todo eso, no todo fue tan malo. Yo cumplo el 4 de enero, es una fecha muy complicada debido a que muchos se encuentran de vacaciones y suelo hacer cumpleaños pequeños ya que muchos amigos no están. El de este año fue uno muy lindo por suerte. También me gustaron mucho esos 15 días de lluvia que hizo que el calor se tranquilizara un poco

Para cerrar quiero decir que cada verano es distinto y, a pesar de lo pesado que puede ser para mi el calor, trato de disfrutarlo de la mejor forma posible

Qué lindo es el verano

Suelo esperar la época del verano con muchas ansias, un periodo de tiempo en donde florece la felicidad, la alegría, la algarabía, en donde se aprecia a muchas personas con un rostro mucho más feliz que en otras partes del año. El verano refleja eso y mucho más. Mucho sol, mucha pileta, poca ropa y, por ende, mucha más comodidad para hacer distintas cuestiones como trabajar, estudiar y entretenerse.
Este verano pude disfrutarlo mucho, más allá de que no se contemplaron muchos días de calor a pesar de la semana histórica de calor que presenciamos. Fue fugaz pero enriquecedor el verano, ahora solo resta esperar el próximo verano que seguramente sea mejor que el que transcurrió.

El mar es todo lo que está bien

Todos los veranos suelo irme a la playa, ya sea Argentina o de otro país, pero después de pasar dos años en pandemia que no pude ir, este año fui y me dí cuenta que extrañaba el mar.
Me conecto mucho con él, ya que me transmite mucha paz, serenidad y diversión. Me hace recordar a cuando iba con mi familia al mar, las comidas de mamá, las caminatas en la playa con papá y jugar en el mar con mi hermana.
El calor se acaba cuando te metes y al salir te pones al sol, después del chapuzón se te quita el chuchito de frío, y da gusto tomar el sol, y ese bronceado que te queda es distinto a cualquier otro. Y a las noches, esa brisa marina que te impregna los sentidos…
Por eso para mí, el mar es todo lo que está bien.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s